Este terreno corresponde a la zona declarada monumento nacional y protegida por ley. Los administradores de Villa Baviera aseguran que se realizó un desmalezamiento de zarzamora y matorrales. Abogados de las víctimas denuncian movimiento de tierra que podría interferir en los peritajes.

Fotos y videos enviados desde el interior de la ex Colonia Dignidad, el asentamiento alemán fundado por Paul Schäfer en el sur de Chile, alertaron esta semana sobre trabajos en zonas que están protegidas como monumento nacional.

En las imágenes se aprecian una máquina retroexcavadora, árboles en el suelo, restos de ladrillos y un terreno despejado. En medio de la tierra, una tapa metálica sobre una caseta subterránea. Todo esto en un sector que es parte de las 185 hectáreas protegidas por ley, lo que impide realizar trabajos de remoción de tierra y otras alteraciones sin permiso de la autoridad competente.

Casi 60 años después de que Schäfer junto a unos 300 seguidores se instalara en este sector rural de la precordillera, unos 400 kilómetros al sur de Santiago, y a una década de que el líder de la secta muriera en prisión, la comunidad sigue envuelta en una serie de polémicas.

Además de las disputas en torno al millonario patrimonio, los niños abusados siguen esperando el pago de las indemnizaciones decretadas por la justicia, aún no se levanta un sitio de memoria y continúa la búsqueda de restos de prisioneros de la dictadura militar, con la cual la colonia colaboró, entre otros aspectos, prestando sus instalaciones como lugar de detención y tortura.

La Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos de la Región del Maule denuncia un “intento de destrucción de evidencia” y llama a las autoridades judiciales y del Consejo de Monumentos Nacionales a fiscalizar e impedir que se altere este sitio protegido.

Consultada por DW, la abogada de la agrupación, Mariella Santana, indica que “estos movimientos de tierra podrían poner en riesgo las zonas que están siendo periciadas. Recibimos imágenes que son explícitas, hay una retroexcavadora removiendo terreno y hay trozos de cemento. No estamos hablando de un desmalezamiento”.

La abogada denunció la situación ante el ministro en visita Mario Carroza, de la Corte de Apelaciones de Santiago, quien investiga los casos de detenidos desaparecidos en la colonia. Santana indica que el juez instruyó a la Policía de Investigaciones (PDI) para indagar lo ocurrido y tomar medidas para resguardar el lugar.

“Es muy importante proteger la zona que está siendo periciada. Contar con custodia, vigilancia y cierre. La casa administración, la casa de visita o domicilio de Schäfer, las fosas donde fueron enterrados prisioneros políticos, los archivos, el aeródromo y el acceso al recinto son terrenos protegidos por la Ley de Monumentos Nacionales. No se puede intervenir esa zona sin un decreto de la autoridad administrativa correspondiente”, subraya.

Vestigios del sistema de vigilancia

En paralelo, Hempel, hoy abogado de un grupo de víctimas, concurrió hasta el lugar. En su opinión, en la zona se observan movimiento de tierra con maquinaria, la formación de un camino y tala de árboles nativos, que son especies protegidas.

“Hay ladrillos el suelo y movimiento de tierra en un lugar donde hay una caseta de vigilancia subterránea. Al interior todavía está el antiguo cableado eléctrico del perímetro que contaba con sensores de movimiento para evitar las fugas. Están los cables hacia el aeródromo, la entrada y otros lugares. También hay un teléfono que servía para comunicarse con otros puestos de vigilancia”, dice a DW.

Se trata de nuevos hallazgos que dan cuenta del pasado de esta comunidad. Ambos abogados denuncian que, tras el primer llamado a Carabineros para que concurriera al lugar para detener las obras de lo que califican como “delito flagrante”, la administración de la villa no habría autorizado el ingreso de los uniformados.

FUENTE: Radio BioBio

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.